El TET viaja a Ecuador 2019

FRAGMENTOS DEL DIARIO DE UN VIAJE

Miércoles 2 de octubre. Día de presentaciones en el “13 Festival Internacional de Artes Escénicas de Cuenca 2019”, con 8 países de América latina y España.

A las 8:45 am. nos fuimos al teatro. A las 11 am hicimos la primera función de “El padre de todos nosotros”. Fue una función con adolecentes, básicamente de liceos, debido a un sistema de ventas que mantiene el festival durante el año como salida para mantener una sala llena garantizada y además llegar a un tipo de público.

Esta sala es muy grande y ancha, tiene unos 700 puestos. No habíamos estado en una sala tan grande y con tanta gente, además un público de esa edad, naturalmente ruidoso e inquieto, afortunadamente habituados a ver teatro. Sin embargo, a veces parecía que estuvieran viendo televisión, cuando algo les causaba risas o sorpresa, reaccionaban riendo, con sonidos o se ponían a conversar y hacer comentarios con sus compañeros; algo normal en los jóvenes. Imaginen la presión de este elenco al estar representando la obra por primera vez en otro país, en un festival representando Venezuela, en un teatro inmenso y un público bullicioso, como no lo habían tenido.

Fue una buena función, claro está, alterada por las condiciones que describí. Ellos lograron imponerse y adaptarse a la situación nueva. Debe haber sido una experiencia inolvidable individual y colectiva.

La 2da función es con un público completamente diferente, es un público adulto y conocedor del teatro que ocupa las tres cuartas partes de la sala. Estos mantienen una actitud contraria al público de la primera noche, silenciosos, fríos; la sala ayuda a eso por lo distanciados que se encuentran del escenario. Al final, por la intensidad de los aplausos notamos que les gusto la obra. La función salió bien, fue otro reto para los intérpretes, ahora delante del silencio o la reacción sorpresiva en momentos que nunca, en otras funciones, había aparecido.

Cuando llegué a los camerinos había gente hablando con el elenco. Recogíamos todo, cundo de repente apareció Juan, el director del festival diciéndonos que a partir de la media noche se iniciaba un paro nacional de transporte y, recomendaba que nos fuéramos ya a Quito si queríamos hacer las funciones allá. Eran las 10:15 pm. Después de hablar y sacar conclusiones en medio de la confusión reinante, decidimos irnos a Quito. Comimos rápidamente, buscamos el equipaje en el hotel, los taxis nos esperaban, nos fuimos al terminal de buses, llegamos a las 11:40 pm corriendo y deteniendo el último bus que se iba antes de la hora. La escena se convirtió en una película de suspenso, pero la película continuó.

Sábado 5 de octubre. Día de representación. La mejor función.

A la 1 pm se fueron Elizar y Enrique al teatro para terminar y ajustar los detalles de ayer. A las 3 pm nos fuimos todos, ya que a las 8:30 pm tendríamos la primera función. Ensayamos en frio muchas partes, deteniéndonos en dos momentos que fallaron en Cuenca. A las 5:55 pm cada uno se fue a su rutina. Las pautas para la función fueron: No cambiar velocidad por precisión, contener, conciencia sobre los impulsos. Función a las 8:30 pm (como fue en los teatros de Venezuela hace 30 años).

Esta función esta en circunstancias diferentes a las del festival de Cuenca. De una boca del escenario de 20 metros a una de 6 metros y con solo 90 butacas, la primera fila a un metro del escenario. Aquí todo se ve y se escucha. Vuelves al tono del Teatro Luis Peraza.

Debido al paro nacional y a los acontecimientos en esa zona, fue muy poco público, unas 8 personas. Pero, fue para mí, la mejor función que han hecho hasta ese día de “El padre de todos nosotros”. Estaban realmente conectados y vivos. Y lo que es típico de los actores y actrices, estaban preocupados por sentir que la función salió con muchos errores. Y es así, tu puedes sentir mucho, pero lo importante es lo que se ve y si te encuentran con acciones vivas. Salí contento, por la función y porque nos acompañó la dulce Vanessa Bolívar, del grupo de formación del “El público”.

Los acontecimientos que se desarrollaron en la zona esa tarde me recuerdan mucho a la película de Chaplin “La quimera de oro”. Cuando cruzamos la última esquina de la avenida para llegar a la calle donde estaba el teatro, a las 4:30 pm, justo detrás de nosotros, por un lado, venia una manifestación y por el otro lado venia la policía, y en esa avenida que dejamos se encontraron ambos bandos y dejaron la zona hecha un desastre. Y nosotros en nuestro ensayo nunca nos enteramos sino después de la función por boca la directora del teatro. Nos fuimos a casa caminando a las 10:30 pm, todo estaba como si no hubiese pasado nada.

Domingo 6 de octubre. Más público.

Fuimos al centro y después al mercado popular de Quito, Ivan, Sara, Joe y José como guía. Desde que llegamos siempre encontramos muchos venezolanos, nunca se identifican a menos que tú les preguntes. Comimos en un lugar muy económico. Hay variedad en los precios y por lo general cocinan muy bien. Regresamos al apartamento. Salimos al teatro, llegamos y ya estaban los otros compañeros. No hay ensayo, solo pautas: No intentar repetir lo de ayer, pero si seguir las pautas que di el día anterior.

Hoy por ser domingo, la función es a las 6:30 pm. Como a la directora del teatro le encantó la obra, se dedicó a llamar a sus colegas y amigos para que asistieran a la función. Hoy el público se acercó a 30 personas, que en este espacio da la impresión de estar a sala llena.

Al público le encanto, se quedaron al final para hablar con nosotros. Para mí no estuvo tan bien como la función anterior.

Me llamó la atención como casi todas las personas con quien hable esa noche, aun siendo de allí, estaban como en la luna con respecto a lo que estaba pasando en su país. Y me di cuenta por las cosas que le decía Juana (la directora del teatro) a sus amigos. Ella si estaba al tanto de todo y se notaba en sus reflexiones y comentarios. Nosotros estábamos como pez en el agua en esa situación, pasando por manifestaciones, evadiendo barricadas, policías, caminando y caminando.

(Versión completa del diario al final del artículo)

grupoEcuador

Quede muy contento con este viaje. Estoy seguro que todos los que fuimos y estaban allá sentirán lo mismo. El grupo creció con esta experiencia profesional e individualmente como seres humanos, porque se trata de un momento en el que desean algo y lo logran. Los años de estudio quedaron evidenciados y los intérpretes fortalecidos. Se realizó este viaje que asumimos como un ensayo para el viaje de próximo año. El próximo será mejor.

Guillermo Díaz Yuma
2020


Diario de viaje en versión pdf:
DiarioDeUnViajeEcuador2019

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s